¿Qué hacer y qué visitar durante una escala en un crucero en Mallorca?

Mallorca, la hermana mayor de la festiva isla de Ibiza. Seduce de muchas maneras gracias a escapadas culturales por su capital, Palma de Mallorca, a las maravillosas, tranquilas y cálidas aguas del Mediterráneo y a los recorridos por sus hermosos pueblos.

Mallorca es una isla balear que forma parte del itinerario de numerosos cruceros por el Mediterráneo. Durante una escala de crucero en esta isla hay gran cantidad de lugares y actividades que ver y realizar, algunos de ellos “casi” obligatorios. A continuación, presentamos determinados lugares destacados de Mallorca.

Palma de Mallorca, una escala imprescindible

Durante un crucero con Costa Cruceros, una experiencia inolvidable, con escala en Palma de Mallorca, no se puede faltar la visita de la capital de Mallorca y sede del principal puerto de cruceros de la isla. La ciudad reúne importantes y atemporales monumentos, por ejemplo, la Catedral. La Seu, como se la conoce más comúnmente, es uno de los edificios religiosos más grandes de España. Esta obra maestra gótica fue construida sobre las murallas del centro histórico. Tiene 3 naves, en la principal se encuentra la Capilla de la Trinidad. La Capilla del Santísimo, sus vidrieras y su gran fresco también merecen una visita. Frente a este edificio religioso se encuentra el Palacio Real de la Almudaina que, conocido como Alcázar Real, es un monumento en el que se combinan perfectamente los estilos gótico y musulmán. Su visita permite a los cruceristas conocer la historia de las Islas Baleares, desde la época de los asentamientos megalíticos hasta nuestros días. Su recinto alberga el Patio del Rey, la Sala del Trono, la Capilla de Sant Jaume, unos baños de la época islámica, la Capilla de Santa Anna y el Patio de la Reina.

La ciudad, en la parte alta, incluye otra joya arquitectónica, el Castillo de Bellver. Compuesto por la Torre Mayor y 3 torres más, es un castillo circular de estilo gótico mediterráneo. Desde el castillo se puede admirar una espectacular vista de Palma de Mallorca y de su magnífica bahía.

Además de estos monumentos, un recorrido por Palma de Mallorca le llevará a sus pintorescas plazas, entre las que destaca la Plaza Mayor. Está situada en el centro de la ciudad y la mayoría de las calles peatonales convergen allí. Este lugar seduce por su animación, pues músicos y artistas de todo tipo se encargan de mantener un vibrante ambiente. La Plaza Cort es la plaza del Ayuntamiento y, sin duda, también merece una visita. Cerca del edificio que alberga el Ayuntamiento y una biblioteca, en la parte central de esta plaza, hay un enorme olivo.

Una forma de descubrir los principales atractivos turísticos de la ciudad sin cansarse es tomando el autobús de la línea 50. El recorrido que realiza dura unos 80 minutos.

¿Qué más se puede ver durante una escala de crucero en Mallorca?

Desde Palma de Mallorca, hay disponibles varias opciones de excursiones. A media hora en coche de la ciudad se encuentra, por ejemplo, el pueblo de Valldemosa. Enclavado en las montañas del norte de la isla, posee un encantador centro que está atravesado por empinadas y floridas calles. También cabe destacar su monasterio. Este pueblo ha acogido a parejas famosas, desde George Sand y Frederic Chopin hasta Catherine Zeta-Jones y Michael Douglas. Desde la ciudad de Palma de Mallorca también resulta fácil llegar a Calvià. Situado en las laderas de la Serra de Tramuntana, el pueblo alberga numerosos tesoros arquitectónicos de estilo románico y gótico.

Para disfrutar del sol alejado del bullicio de la capital, nada mejor que Santa Ponsa, a unos 20 kilómetros de Palma de Mallorca. Este lugar es famoso por su playa, un enorme y bello arenal. Para disfrutar de unas horas de descanso, se puede llegar llegar al Golfo de Palmanova, amplia bahía situada a unos diez kilómetros de la capital que está salpicada de pequeñas playas. Este sitio no sólo atrae a los entusiastas de la ociosidad, también a los apasionados de los deportes acuáticos.

Una escala de crucero en Mallorca es perfecta para visitar una de las localidades costeras más bellas de la isla, Peguera. Sus playas de arena dorada, bordeadas por una vegetación típicamente mediterránea, merecen una visita. Estas playas se caracterizan por su aspecto salvaje e íntimo.

Para completar una escala de crucero en Mallorca, es imprescindible realizar una excursión a las Cuevas del Drach. Esta visita está especialmente indicada en escalas de larga duración, pues estas formaciones geológicas se encuentran cerca de la ciudad de Porto Cristo, a unas 2 horas en coche de Palma de Mallorca. Las Cuevas del Drach tienen un total de 4 salas, se hunden hasta una profundidad de 25 metros y se extienden a lo largo de unos 2,5 km. Las Cuevas del Drach contienen varios lagos subterráneos, siendo el más grande el Lago Martel, de 115 metros de largo y 30 metros de ancho.